viernes, 27 de abril de 2012

Definición del concepto


La pragmática hace referencia a la interpretación de los diferentes enunciados en distintas situaciones y contextos. Este aspecto del lenguaje consiste  en utilizarlo en diferentes situaciones de comunicación e interacción social y con diferentes usos. Ha sido un componente de la educación algo olvidado en la enseñanza, a lo que no se le ha dado la importancia que requiere. Un buen desarrollo pragmático supone asimilar la relación entre lenguaje verbal y no verbal en situaciones concretas de comunicación, el interactuar adecuadamente de manera asertiva y no simplemente pasiva o regresiva, usando formulas de cortesía o deferencia, y de comprensión y respeto hacia los demás. Claro esta y no es necesario decir que todas estas cosas resultan altamente complejas para un niño a esta edad, y deben ir consiguiéndose poco a poco.

Implica el uso del lenguaje para aprender a realizar determinado tipo de acciones. Según Wells (1985), las funciones del lenguaje  son: Control (pedir, protestar, dirigirse a los demás),  representación (denominar, pedir información, discutir, razonar,  representar), de expresión (acompañar al juego, expresar  sentimientos y actitudes), social (saludos, despedidas), tutorial  (para repetir estructuras lingüísticas), procedimental (para pedir información sobre procedimientos no comprendidos)

La pragmática corresponde al uso practico del lenguaje para comunicarse, incluyendo habilidades conversacionales y narrativas.

Profundizando en estos dos aspectos citados, las conversaciones y las narraciones, encontramos que en este primer aspecto la conversación se entiende como un intercambio comunicativo entre dos o más interlocutores en el que se tratan contenidos y en los que normalmente tienen lugar al menos tres intervenciones antes de que se cambie de tema.


Dentro de estas conversaciones podemos encontrar aspectos de interés como pueden ser la facilidad que aportan estas a los pequeños para empezar un tema nuevo, la habilidad para mantener intervenciones y dialogar con sus interlocutores, aportando matices y puntos de vista nuevos sobre un solo tema. Además, dentro del ámbito conversacional, a estas edades, al desarrollarse la teoría de la mente, se favorecen los cambios de registro lingüístico con los interlocutores, esta teoría de la mente consiste en que el niño comienza a estar dotado de teoría de la mente se entiende que tiene la capacidad de comprender y reflexionar respecto al estado mental de sí mismo, la capacidad de percibir y así poder llegar a reflexionar y comprender en relación a las sensaciones propias,  logrando así el sujeto prever el propio y ajeno comportamiento.

Gracias a el intercambio de vocabulario, las conversaciones evolucionan ostensiblemente, estas maduran y a su vez el uso de palabras y las respuestas posibles a dar al interlocutor.

Otra habilidad que evoluciona mas lentamente debido a su dificultad, es la de mantener una intervención sobre uno o pocos temas, o desarrollar argumentos a favor y en contra de un tema, que toma el nombre de narrativa.

Las narraciones en educación primaria, en niños menores de 6 años empiezan a exigir intervenciones sin interrupción sin interrupción durante como mínimo varios minutos, sobre diferentes temas, en privado y en publico, con una mínima claridad.

A partir de los 7 un niño debe tener la capacidad de contar cuentos con estructura mínima de presentación, nudo y desenlace

Con 9 debe identificar los problemas que puede presentar un tema, y proponer causas, incluso posibles respuestas.

Con 11 años deben defender temas con cierto grado de abstracción proponiendo argumentos a favor y en contra, pudiendo cambiar de perspectiva sin dificultad.

Con los 12, deben empezar a aparecer elementos en las narraciones que supongan mayor carga de memoria, abstracción, razonamiento y expresión.

Mas adelante entran en juego las capacidades que pueden ir entrenándose en la Educación Primaria, cosa que no quiere decir que las anteriores no se entrenen.

Existen una serie de recomendaciones a llevar a cabo con los niños para facilitarles este proceso de enseñanza, como por ejemplo puede ser evita el uso de metáforas, o sarcasmos, que los niños no puedan entender, tampoco la ironía.

Los niños para realizar y continuar este aprendizaje activo del lenguaje necesitan la evolución y maduración neurológica, el desarrollo de la memoria a corto y a largo plazo, y el reconocimiento de patrones lingüísticos. Entre las competencias y metas que van consiguiendo estos alumnos podemos localizar el pensamiento reversible (significa que el niño tiene la posibilidad de revertir mentalmente una operación a su situación inicial, su pensamiento ahora es bidireccional), el aumento del uso de conceptos básicos, o poder establecer clasificaciones de distintos elementos  siguiendo distintos principios taxonómicos.


Aunque a priori la relación entre comprensión y producción del lenguaje por un lado, y desarrollo cognitivo por otro, es muy compleja y muestra grandes diferencias individuales, podemos distinguir algunos principios y estrategias que siguen la mayoría de los niños. Como por ejemplo pueden ser la estimulación de algo nuevo que atrae nuestra atención, discriminación de estímulos, codificación de información y recuerdo a medio y largo plazo o la clasificación de estímulos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario